Diagnóstico

 

Si un niño o niña presenta signos de desarrollo sexual precoz se recomienda la evaluación por un endocrinólogo pediatra.

 

El especialista revisará la historia médica de su hijo/a (incluyendo evaluación con las curvas de crecimiento) y realizará un examen físico completo.

 

Como estudio complementario es fundamental evaluar la maduración de los huesos mediante una radiografía de la mano y muñeca izquierda que se conoce como edad ósea.

 

En el caso de las niñas se solicitará también una ecografía pelviana.

 

De acuerdo a la evaluación inicial, el especialista podrá ordenar ciertas pruebas de laboratorio incluyendo exámenes de sangre para evaluar las hormonas que considere necesarias.

 

Si los exámenes de sangre confirmaran el diagnóstico de Pubertad Precoz Central, es posible que el médico solicite una resonancia magnética de cerebro con el fin de determinar que no haya anormalidades en la región hipotálamo- hipofisaria.

 

Una vez confirmado el diagnóstico, es muy importante acompañar a su hijo/a durante el tratamiento de la manera más comprensiva y afectuosa posible.

Arcari A, Freire A, Ballerini M et al. Desarrollo sexual precoz en niñas. Rev. Hosp. Niños (B. Aires) 2018;60 (270):244-249

 

Tratamiento

 

El tratamiento de la Pubertad Precoz Central es transitorio y su efecto es completamente reversible. Su duración dependerá del cada cuadro en particular y lo que recomiende el especialista.

 

Este consiste en la aplicación de inyecciones de forma intramuscular (en la zona glútea) que, de acuerdo con el medicamento utilizado, pueden aplicarse cada 4 o cada 12 semanas (trimestral) o bien de forma subcutánea cada 24 semanas (semestral). Para que el efecto del medicamento sea óptimo es importante respetar el intervalo de aplicación indicado por el médico.

 

El tratamiento va a suprimir la producción de hormonas que produjeron el inicio de los cambios físicos, los cuales van a involucionar o desaparecer. Esto mejorará la adaptación psicosocial del niño/a ya que adecuará los cambios de la pubertad a una edad normal y similar al de sus pares. La supresión de las hormonas también evitará la progresión de la maduración ósea postergando entonces el cierre de los cartílagos de crecimiento. Esto tiene como objetivo mejorar el pronóstico de talla adulta buscando preservar el potencial genético de talla.

 

En el caso de las niñas, el tratamiento demorará la aparición de la menarca hasta la edad normal o adecuada para la población.

 

Use of Gonadotropin-Releasing Hormone Analogs (GnRHa) in Children: Update by an International Consortium. Bangalore Krishna K, Fuqua JS, Rogol AD, Klein KO, Popovic J, Houk CP, Charmandari E, Lee PA, Freire AV, Ropelato MG, Yazid Jalaludin M, Mbogo J, Kanaka-Gantenbein C, Luo X, Eugster EA, Klein KO, Vogiatzi MG, Reifschneider K, Bamba V, Garcia Rudaz C, Kaplowitz P, Backeljauw P, Allen DB, Palmert MR, Harrington J, Guerra-Junior G, Stanley T, Torres Tamayo M, Miranda Lora AL, Bajpai A, Silverman LA, Miller BS, Dayal A, Horikawa R, Ober‑eld S, Rogol AD, Tajima T, Popovic J, Witchel SF, Rosenthal SM, Finlayson C, Hannema SE, Castilla-Peon MF, Mericq V, Medina Bravo PG. Horm Res Paediatr. 2019 Jul 18:1-16. 6-Month Subcutaneous Leuprolide Acetate for CPP. K. Klein, A. Freire, M. Gryngarten et al. J Clin Endocrinol Metab, J Clin Endocrinol Metab, October 2020, 105(10):1–12 .

 

¿Qué pasa después del tratamiento?

 

El tratamiento de la Pubertad Precoz Central es transitorio y su efecto es completamente reversible. Su duración dependerá del cada cuadro en particular y lo que recomiende el especialista.

 

Luego de suspendido el tratamiento por el médico tratante y superado el período de duración de acción del medicamento, los cambios de la pubertad volverán a aparecer gradualmente y evolucionarán progresivamente como en la pubertad normal. El crecimiento se acelerará en el primer año de la suspensión hasta alcanzar el desarrollo puberal completo.

 

La menarca en las niñas suele presentarse en promedio a los 12 meses de suspendido el tratamiento.

Pubertad Precoz en Niñas. M.E. Escobar, M. Gryngarten, M.G. Ropelato, J. Arcari , M.G. Ballerini, A. Freire, E. Boulgourdian. Separata Montpellier 2013. Vol 21 N° 1